Pan con Masa madre


Aunque podemos hacer un pan sin masa madre, hay que decir que los panes, si se hacen con masa madre, están muy, pero que muy ricos, bueno, a decir verdad, no hay punto de comparación. Lo primero, la durabilidad pasa a ser de entre tres y cuatro días después de ser horneados y siguen estando en perfecto estado. Pero lo mejor de todo, es que sabemos de verdad lo que nos vamos a comer.

Seguro que os ha pasado alguna vez, que al comprar algún tipo de pan que justo a la mañana siguiente no había quien le hincara el diente o por el contrario, cuando sólo habían pasado algunas horas desde que lo habíais comprado que parecía un chicle. Y por otro lado, tenemos ese pan, ese que sólo lo preparan los panaderos artesanos (con suerte ahora encuentras algunos más), ese, que vamos a preparar hoy, pan con masa madre.

El otro día hablaba sobre como se consigue hacer un buen pan, y sólo se consigue después de intentarlo muchas veces, acabas cogiéndole el punto, con pequeños trucos, vas probando una cosa y otra, y a final, encuentras tu receta, tu forma, no hay nada que sea excesivamente complejo, pero hay que hacerlo con mucho cariño y poco a poco vas aprendiendo nuevos trucos, a mi me funciona de maravilla meter un recipiente con agua en el horno y a medida de que voy horneando el pan, voy echando un poquito de agua sobre el pan, pero vamos a empezar por el principio.

Ingredientes:
Masa madre

50 ml de agua

5 gr. de levadura prensada fresca

1 cdta. de miel

110 gr. de harina de fuerza

Masa de pan:

300 gr. de agua

20 gr. de levadura prensada fresca

550 gr. de harina de fuerza

2 cda. de sal

Preparación:

Como siempre os cuento que a mi me gusta tener todos los ingredientes preparados y pesados antes de comenzar, además procuro, si tengo que templar algún ingrediente o como en esta receta, es que todo esté en su punto cuando empiezo a cocinar, eso hace que el momento de cocinado sea mucho más fluido y para mi, más agradable.

En este caso, templo el agua en la que vamos a dejar la masa madre para que levede y la reservo, por otro lado, mezclo el agua  de la receta (masa madre) con la levadura y la miel en un bol, poco a poco voy integrando la harina de fuerza mientras voy mezclando con una cuchara, hasta que está lo suficientemente integrado y pueda amasarlo a mano, cuando la mezcla está en su punto, puedo meterla en el bol de agua templada y taparlo con un film transparente hasta que doble su tamaño.

Mientras esperamos,podemos ir preparando el resto de ingredientes.

Masa madre
Elaboración:

Mezclamos en un bol la masa madre con los ingredientes de la masa de pan, vamos mezclando hasta que se integren las masas, amasamos durante 5 minutos más o menos y volvemos a poner en un bol que taparemos con film hasta que doble su tamaño, serán aproximadamente dos horas.

Masa madre con masa de pan
Cuando haya doblado su tamaño, ya estará lista para poder darle la forma deseada, a mi me encanta darle forma de bolla, una vez le hemos dado la forma, la dejaremos reposar, unos treinta minutos más o menos, hasta que casi vuelva a doblar su tamaño.

Podemos precalentar el horno a 220º.

Para poder hornear el pan debemos ponerlo sobre papel de horno y hacerle unos cortes de aproximadamente 1 cm de profundidad formando un cuadrado con un cuchillo muy afilado, espolvoreamos con harina y… al horno.


Horneamos durante 20 minutos a 220 º y bajamos la temperatura a 190º para hornearlo durante 20 minutos más.

Si os fijáis en la imagen, yo meto un bol con agua en el horno, durante el tiempo de horneado, voy echando agua sobre el pan poco a poco para que quede muy crujiente, con mucho cuidado de no mojarlo en exceso.

Y este sería el resultado final, no os perdáis el super placer de comeros unas tostaditas con este pan que están de muerte!


Síguenos en Instagram

Horarios

Horario

Lunes a Viernes: 10:00 – 13:30/16:00 – 20:00
Sab y Dom: 11:00 – 14:00 / 17:00 – 20:00