PASTA FRESCA DE ESPINACAS SIN HUEVO
Pasta fresca de espinacas con salsa de champiñones

¿Os gusta la pasta fresca? A mi me encanta… y si es casera más; la pasta fresca me parece una de las recetas más gratificantes, porque la diferencia de sabor entre la elaborada en casa y la comprada es abismal. Y ya, si hacemos pasta de colores… mucho más, espinacas, remolacha, tomate, azafrán…; también nos da igual la forma, raviolis, tallarines, gnoquis… de cualquier manera está buenísima.

Hoy os voy a mostrar como preparamos la pasta fresca verde de espinacas sin huevo, y además, comparto una receta rica para combinar con la pasta de espinacas. La pasta fresca suele ser una de mis apuestas seguras en mis sesiones de batch cooking, mientras elaboro otros platos suele resultar sencillo ocuparme de esta elaboración.

CONSEJO: Cuando os pongáis en casa a preparar pasta fresca de colores, como se utilizan vegetales que tintan mucho, como la espinaca, la remolacha o el azafrán , tenéis que usar siempre una superficie que no se vaya a tintar, no porosa y que pueda limpiarse bien sin problemas. Se que dicen, que lo mejor es la madera para preparar pasta fresca, pero la madera se tinta… así que debéis buscar una superficie que no se vaya a dañar con el tinte, yo lo hago sobre la encimera y no tengo problemas, porque no es porosa, aunque se raya, así que no puedo cortar sobre ella la pasta, entonces, para el corte de la pasta, uso una tabla de fibra.

Para esta receta, os recomiendo usar espinacas frescas, pero podéis hacerlo también con espinacas congeladas. Tan solo necesitáis un pequeño puré o harina de espinacas para mezclar con el resto de ingredientes. Empezamos…

Ingredientes:

80 gr. de espinacas

(Hierbabuena opcional)

300 gr. de harina

80 gr. de agua

10 gr. de aceite de oliva virgen extra

Preparación:

Retira los tallos a las espinacas y deja solo las hojas. Límpialas bajo el chorro del agua del grifo. Hay muchas recetas en las que cocinan la espinaca antes de triturarla, pero a mi me gusta mucho más el sabor de la espinaca sin cocer, normalmente preparo esta receta en la Thermomix. Así que para triturar las espinacas, también añado la harina y programo 20 segundos a velocidad 7. De esta manera consigo una harina verde. A veces, según la salsa que vaya a utilizar para la pasta, añado unas hojas de hierbabuena, da un toque fresco a la receta.

A continuación añado 80 gramos de agua y 10 gramos de aceite para comenzar con el amasado, para el que programo 1 minuto, vaso cerrado, velocidad espiga.

Si no tienes Thermomix, puedes picar las hojas de espinaca con una trituradora o batidora y mezclarla con la harina, a continuación, haz un volcán sobre la zona de mezcla y añade los líquidos en el medio, empieza a mezclar de forma envolvente, de fuera hacia dentro, hasta conseguir una masa consistente que debes amasar durante 1 minuto.

Pasta fresca de espincacas sin huevo

Después reservo en un bol filmado en la nevera durante 30 minutos, una vez pasado este tiempo ya podemos moldear la pasta; para manipularla lo mejor es cortar la bola en cuatro e ir trabajándola poco a poco, yo suelo reservar los tres pedazos que voy a trabajar más tarde envueltos en film; ya está todo listo para dar forma a nuestra pasta, podemos estirarla, por ejemplo, con un rodillo o si  por el contrario tienes máquina de pasta, simplemente tienes que pasar la pasta por cada nivel dos veces hasta conseguir el grosor deseado, según el corte que le vayamos a dar.

Hoy hemos preparado la pasta en forma de gnoqui, por lo que lo único que vamos a hacer es cortarla en tacos para transformarlos en pequeñas en bolitas, que  haremos rodar sobre un tenedor haciendo un poquito de presión y así dejaremos un dibujo estriado en nuestro gnoqui de espinacas.

Gnoquis de espinacas

TRUCO: para que la pasta tenga la humedad justa cuando manipulo la pasta, a mi me gusta utilizar harina de maíz blanco precocida, la misma que se usa para las arepas.

Una vez que hemos dado forma a todo la masa, podemos cocerla, como habéis visto, no he añadido sal en la receta, así que cuando pongo a cocer el agua para preparar la pasta, añado sal y un chorrito de aceite, una vez que el agua arranca a cocer, ya podemos echar la pasta, y en tan sólo 3-4 minutos la tendremos lista!

Para la salsa:

A nosotros nos gusta mucho combinar la pasta fresca de espinacas con salsa de champiñones, así que os dejamos la receta también.

Ingredientes:

300 gr de champiñones

8 ajos

Guindilla

Salsa de soja

Caldo casero

Aceite de oliva

Preparación:

Pelamos los ajos y los laminamos, aprovechamos para cortar tres rodajitas de guindilla. También preparamos los champiñones, los limpiamos, cortamos la zona que tiene tierra y los cortamos en cuatro y reservamos.

Añadimos en una sartén o cazuela aceite de oliva y lo templamos. A continuación, añadimos los ajos laminados y la guindilla, la idea es sofreirlos, es decir, necesitamos que se vayan cocinando a fuego lento, al irse calentando poco a poco, conseguiremos que los ajos despendan su sabor y adopten el del aceite, por eso es muy importante usar un buen aceite, esta será la base para llenar de sabor nuestro plato. El tiempo de cocción en este caso será el necesario para que los ajos tengan una textura suave.

Cuando hayamos conseguido la textura deseada, añadimos los champiñones, siempre a fuego medio; envolvemos con una cuchara los champiñones con el aceite, salpimentamos y ya podemos añadir la salsa de soja, la cantidad, un chirrín, que viene siendo menos que un chorrito, pero más que unas gotitas, para calcular la cantidad, tengo que echarlo en la cazuela mientras digo, «un chirrín».

Gnoqui de espinaca con salsa de champiñones

Bajamos el fuego, y a medida de que se vaya evaporando la salsa, vamos añadiendo un poquito de caldo, así, hasta conseguir una salsa con consistencia.

Ya lo tenemos listo para echar sobre nuestra pasta recién cocida. Y ahora… a disfrutarlo!

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Horarios

Horario

Lunes a Viernes: 10:00 – 13:30/16:00 – 20:00
Sab y Dom: 11:00 – 14:00 / 17:00 – 20:00